17 may. 2011

Un ¿brillante? disfraz

El asunto sería, entre nosotros, si soy capaz de discernir, al mirarte, si lo que veo eres realmente tú, o es sólo un disfraz hábilmente tejido. Y yo, mi pequeño trocito de esperanza, me pregunto al sujetarte entre mis brazos, de qué están hechos los sueños que me provocas. Finalmente, pequeño saltamontes, ¿eres tú a quien amo o es simplemente que me colgué de la imagen que de ti mi caprichosa imaginación ha modelado?
Lo cierto es que poco importa esa estéril discusión. Siempre serás para mí quien yo veo y no quien tú eres, si es que alguien, en algún momento, en algún lugar, es quien es. Somos lo que de nosotros perciben los demás, eres lo que de ti yo percibo, quieras ser tú lo que quieras ser. Ya puedo yo creer que soy alto, fornido, bronceado, ocurrente, sexual como un tigre y un ser de mágicas virtudes artísticas, que tú me verás como sea que me veas: gordito, desdentado, buena persona, cariñoso como un osito de peluche y un ser de nulas habilidades sociales. Lo cual que para mí, es el tuyo, con el que me viste tu percepción, un disfraz elaborado y mentiroso; y para ti, claro, el disfraz que me pongo no cuela. Entonces, ¿es realmente brillante el disfraz? Yo creo que sí.



El sábado pasado decidimos Los Ciclones montar este grandioso tema de Bruce Springsteen. Lo he grabado reproduciendo con el pc un midi de acompañamiento y tocando la guitarra y cantando en directo, así que el sonido es el que recoge la cámara al aire, sin tratar, por eso resulta, a ratos, un tanto caótico. Pero a hasta a eso resiste este monumento al buen gusto: al mal sonido y a mi interpretación. Qué gran canción del jefe.

6 comentarios:

  1. Pues digo, bravo!!!

    MA.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Thanks, MA!!!
    Es grande cuando se pone grande, el Jefe, eh?

    ResponderEliminar
  3. Y el Wolffo ese también es grande amigo mío, no lo dudes.

    MA.

    ResponderEliminar
  4. Es cierto, he ganado peso otra vez, pero ya estoy otra vez en la cuesta abajo: si aguanto, este verano estaré tan bueno que te gustaré hasta a ti... jejejeje.
    Un abrazo y gracias, MA!

    ResponderEliminar
  5. ¿Y a mí, también me gustará Wolffo? Sigo pensando que en algún punto de nuestras existencias nos cruzaremos.

    Un abrazo Jefe ;)

    PD: Buena versión y fantástica reflexión sobre los disfraces la tuya...

    ResponderEliminar
  6. Seguro, Linmerick! un día, al terminar un concierto, te vas a acercar, anónimamente, como uno más de los cientos de fans que lo hacen tras cada concierto y me dirás: oh, Senecto Amigo, soy el mirador privilegiado y nos fundiremos en un abrazo. Bueno, sin tanta prosopopeya, pero sé que acabaremos encontrándonos.
    Me encanta que te guste la versión, es muy caserilla. Pero a mí también me gusta así.
    Un abrazo fuerte, magister

    ResponderEliminar

Usted dirá...