10 feb. 2011

El ritmillo, el ritmillo

Ando despistado (quiero decir un poco más) últimamente y la cosa es que, de corriente, me siento fuera de ritmo. Pero esto, ojo, tiene un lado bueno: al menos oigo la claqueta, y soy capaz de discernir que ando desacompasado. Tengo dos opciones: acelero y lo pillo, o me detengo y dejo que el tempo me atrape a mí y me dejo llevar.
Como en la armonía, muchas veces la gracia está en la imperfección. La nota disonante que rompe la rigidez estructural, para que la melodía se aleje de la matemática y se convierta en arte musical. Un sintetizador ejecuta una sonata sin tacha, sin error… y sin gracia. Una orquesta comete imperfecciones que dotan a la pieza de una asimetría inesperada y glorifica las notas, elevándolas hasta un nuevo estadio: el de la emoción.
En esas ando yo. Tratando de adaptarme a un mundo no hostil, pero sí extraño, en el que nada es como yo creía que era. En esas ando yo, y mis amigos Wilco y Buch, sin la añorada colaboración de MiJoe y sin el lastre de Viriato, el Quéprisatienes, tratando de recomponer la magia de la música. Los Ciclones vuelven a la carga y esta vez, amigos… esta vez nada quedará e pie.

4 comentarios:

  1. ¿¿QUE VUELVEN LOS CICLONES??!!!! Es el notición que andaba esperando: el mundo se encarrila poco a poco,¿ves?
    (Del resto que nos hablas no he entendido mucho, confieso, aunque da gusto leerte de lo bien que escribes)
    Enhorabuena también a Wilco y Buch y a todo vuestro club de fans, yo a la cabeza.

    Besos miles

    ResponderEliminar
  2. Vuelven, vuelven. El domingo día 20 probamos a nuevo bajista y nuevo guitarrista.. ¡y a la carretera!

    Pues me temo, mi Mal amada, que si no has entendido es que no escribo tan bien... sólo hablaba de intentar adaptarme al curro.

    Un beso enorme, guapa mía.

    ResponderEliminar
  3. El ritmo y yo estamos reñidos de toda la vida, así que puedo entenderte. Me alegra que vuelvas a poner en pie todo esto, a ver si yo puedo acompasarme en alguna fecha.
    Un beso arrítmico.

    ResponderEliminar
  4. El ritmo que cuenta, entre nosotros, es que acompasemos nuestras actuaciones y los días que puedas venir a los Madriles o cerca. Y que nos veamos de una maldita vez, ¿no?
    ¡Pues eso!
    Un beso, guapa.

    ResponderEliminar

Usted dirá...