16 feb. 2011

Balada de la lechera rockera

Cuando la crisis empezaba a apretar, pero ni siquiera me imaginaba yo a dónde llegaría, ni hasta qué extremo iba a afectarme, un amigo me pidió que si le hacía el favor de asistir a una reunión con un colega suyo, que tenía un negociete de compraventa de cosas (productos electrónicos, pequeños electrodomésticos y más cosillas) y que quería grabar un video, a modo de spot, para colgarlo en su web y mandarlo a potenciales clientes y todo eso. El objeto de la reunión era que le aconsejara sobre cómo hacerlo, que le asesorara en la creación de una especie de marco sobre el que él pudiera meter sus ofertas concretas (puntuales, decía él). El caso es que acabé mandándole por mail la idea y el guión y una solución muy baratita de producir. Me llamó en seguida: le encantó y se empeñó en pagarme. Le dije que no, que qué gilipollez, que no hacía falta… al final insistió, por lo menos es cubrir los gastos de los cafés, el desplazamiento, las molestias y le dije, de acuerdo, dame cien pavos y te invito a comer. Y quedamos así.

Cuando fui allí, estaban mi amigo y mi “cliente” ya con un par de cañas de ventaja sobre mí y me dijo mi cliente: “Toma, tu cheque” y me dio un estuche de guitarra con una viejas, pero encantadora Ibanez RG350. Esta:
Estaba bien, molaba, pero... ¿Cómo sería una guitarra un poco mejor? Entonces, a través de segundamano.es se la vendí a un tipo de Burgos, y con lo que saqué, compré esta otra, a un chaval de Alcalá de Henares:


Esta era chula, pero seguía siendo un poco malilla. Se la vendí, a través de eBay a un tío de Barcelona. También en eBay encontré, pujé y gané, por un precio de risa esta guitarra de un tipo de Inglaterra:


Esta ya es una guitarra mucho mejor: es de construcción japonesa y tenía unas pastillas fabulosas. Un tiro de guitarra... pero no era mi tipo de guitarra. Quería una de similar calidad, pero con puente flotante y trémolo vacilón. Así que la vendí, también en eBay, a otro tío de Barcelona y compré, en eBay, pero en Estados Unidos, estas delicia:


Guitarrón, guitarrón. Pero he descubierto que tampoco este es mi tipo de guitarra. soy un poco animal tocando la guitarra, y necesito algo más "macho", menos fino. La puse a la venta y esta tarde, me ha llamado un chaval de Santander, que la quiere, pero que me la cambia por la que, el pasado 21 de enero, por su cumple, le ha regalado su chica. La guitarra está absolutamente nueva (en garantía, por lo tanto) y, os puede parecer un poco macarra, que lo es, pero a mí me tiene flipado.

Es preciosa y es una guitarra que no pone en evidencia, como las Ibanez, a un maldito bestia como yo. Es una Epiphone Les Paul Custom Zakk Wylde.
Pongo un par de fotos de detalle, para que veáis qué chulada:



El cuerpo es el clásico Les Paul, el mítico diseño de Gibson: grueso, compacto y con un empaque salvaje y que proporciona un sustain eterno a las notas y un sonido con cuerpo, gordo, machote.


La pala es preciosa, con los clavijeros dorados y ese logo Les Paul Custom... wau, sé que esto no emociona a nadie que no toque la guitarra, pero estoy deseando ponerle las manos encima.









El viernes, Edu (el tipo con el que hago el intercambio) y yo nos encontraremos a medio camino y haremos el cambio de guitarras. Ya os pondré alguna grabación con la nueva guitarra.

Mientras tanto, os dejo un video del auténtico Zakk Wylde tocando su epiphone. No es lo mismo que yo tocando, pero os hacéis una idea de lo bien que suena esta pequeña bestia dorada, que he llegado a poseer como en el cuento de la lechera... es fantástico, ¿no?





6 comentarios:

  1. Esto es como la historia de aquel que empezó con un clip y a base de cambios acabó con una casa. ¿Pararás en algún momento?

    P.D. Yo no diría macarra, pero me parece un poco... excesiva. No podía imaginar que hubiera guitarras así.

    ResponderEliminar
  2. Sí, sí, Kotts, parecido. Y un poco más elaborado que lo que he contado aquí. Porque ha habido, a partir de cierto momento, una segunda linea de guitarras económicas vendidas y compradas y, además, otras compraventas que me han llevado a la guitarra acústica que tengo ahora (de la que Buch se ha enamorado)... en fin. Supongo que, con un poco de inversión y disponiendo de un colchón de seguridad financiero, podría montarse un pequeño negociete (no para hacerse rico, pero sí para ir sacando unos cuartillos) de compraventa de guitarras. Planteándomelo ando. supongo que ese, cuando llegue el momento de dar el paso y darme cuenta de que es una locura, será el momento al que te refieres en tu pregunta final. Será ese el momento de parar.
    Y sí, Kotts, es macarra, pero me gusta. Sé que a un tipo como yo, más cerca ya de los 50 que de los 40 le pega como a un santo dos pistolas, pero... dios, me gusta.
    Un beso, guapetona.

    ResponderEliminar
  3. ¿Que el logo de Les Paul Custom no emociona a nadie?

    No lo dirás por mi... Mi primera guitarra (a los 16 años) fue una copia mala de una LP en color red sunburst con golpeador y clavijeros blancos... Sonaba mal, no, sonaba peor que mal. Pero estéticamente era una pasada. Marca Frister, por cierto.

    Y el día que compre otra eléctrica será una LP de nuevo, of course. Es más, hace un par de semanas estuve tocando con una Alpine White y alucinas... Lo que dices del sonido "gordo" es más que cierto.

    Siempre que veo el modelo Zakk (ya sabes que yo también soy asiduo a las webs de guitarras y tiendas online) me llama la atención, lo que no tengo claro es si me decidiría a comprarlo.

    Por cierto, con esas EMG's puedes tocar hasta metal ... Vamos, si algún día la tengo en mis manos ... el macarra que vive dentro de mi saldría de inmediato.

    A disfrutarla, que ya disfrutaremos nosotros con algún vídeo tuyo.

    ResponderEliminar
  4. Yo tampoco la hubiera comprado, MA (eres MA, ¿no?), pero me la han ofrecido así, tan nuevecita... es una guitarra de 600 y pico, con su maletita y todo. Una pasada.

    Fíjate que lo que menos me apetece de esta guitarra es las EMG's, que molan, pero hubiera preferido una Epi LP custom de las que traen pastillas Gibson, 490, o 57. De hecho, la verás ofertada para cambio en breve, a no ser que el sonido me apabulle tanto (como lo hace la pinta que tiene) que me decida a quedármela.
    Bueno, amiguet, un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  5. Vaya, me me olvidó firmar. Nefecto, soy M.A.

    Lo que dices de las pastillas, las 57 son la gran pasada. Eso sí que es un sonido gordote.

    Las que lleva este modelo: http://www.woodbrass.com/guitarra+electrica+epiphone+les+paul+1960+tribute+-+trans+black

    Ufff!!!!


    Abrazos man. M.A.

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué mundo el de las guitarras! ¡qué manera la mía de vivir absolutamente ajena a él!
    Y qué maravilla, cómo has ido progresando hasta llegar a la superguitarra-cebra..

    Enhorabuena por tanto trapicheo. Y si además de disfrutarlo le sacas rendimiento, pues negocio redondo.
    Voy a empezar a hacer yo eso mismo con las sartenes.

    ResponderEliminar

Usted dirá...