2 dic. 2010

Te asesoro la Cibeles: por un millón, es tuya.

Como los dos o tres lectores que a este blog le quedan (y no me explico cómo resistís, creedme) saben, dediqué mi vida profesional, hasta que no me quisieron más ahí, a la publicidad, concretamente a la creatividad. En esos años hice unas cuantas barbaridades, algunos trabajos buenos y la mayoría poco memorables, pero hechos correctamente y con profesionalidad.
Una cosa que quería hacer desde hace tiempo es comentar algunos anuncios, algunos que me gustan y otros que detesto por alguna razón concreta, pero desde un punto de vista no profesional, sino como espectador. 
Desde hace unas semanas hay una campaña,  de la agencia Five Rooms para Tien21 que, personalmente, me parece sosa y sin chicha, pero que tiene un detalle que hace que de ese nivel pase al nivel de "odiosa" con mucha facilidad. Es un detalle de lenguaje, de léxico, de sintaxis, más bien, que me hace pensar que en toda la cadena de gente que trabaja y emite ese anuncio no hay ningún hispanohablante; o bien, que todos los que han intervenido son semianalfabetos. Este es uno de los anuncios de la campaña:

Los otros anuncios son igual de sosainas, cambian los personajes y el producto en oferta, pero no cambia la frase gloriosa, la que me hace mirar con melancolía mi situación laboral y, tal vez, la explique  sin más: para ser un creativo con trabajo, tienes que despreciar el idioma español.
Supongo que, si habéis visto el anuncio (son 20 segundos), os habréis dado cuenta de que la frase en cuestión es "(Fulanita) le ha asesorado un televisor (a Menganito)..."
A mí, viendo la pinta de desafaenado del cliente y de pícara de la vendetriz, me da que lo que en realidad quieren decir es que "la lince de Fulanita le ha colocado (endiñado, timado) un televisor de 1500 pavos al bobo de Menganito, que ya verá él cómo los paga".
Dejando aparte el casting y el estilismo (¿quién eligió a los actores y su indumentaria?), que son de traca, esa desafortunadísima sentencia "le ha asesorado un televisor", es un completo disparate. Cuando la oí por primera vez, no me creía que hubiese sido escrita por un redactor, aprobada por un director creativo y, tal vez, otros directores de la agencia; presentada a los anunciantes (el equipo de publicidad y/o marketieng de Tien21 y quién sabe si directivos más altos)  y aprobada por éstos; admitida por la productora que grababa el anuncio y locutada por el locutor; emitida por las televisiones sin que nadie le dijese a quien tenga el poder para hacerlo, que cambiaran esa mierda de frase, esa ofensa al español y al sentido común.
Arreglarlo es bien fácil; basta con insertar 4 palabras (en la compra de) entre "asesorado" y "un" y el anuncio seguiría siendo soso (no es una joya, precisamente, de la comunicación publicitaria), pero no parecería el producto de una conjura de necios verbales, como ahora.
El problema, seguramente, es que todos vemos el anuncio y entendemos lo que querían decir. Y nadie se molesta en levantar la voz y decir: "ya sé lo que querías decir, majete, pero, ¿qué te cuesta decirlo bien?" No, si se entiende, ya basta. Es el mismo caso, a otro nivel, de la borrica de Belén Esteban y que alguien se atreva a llamarla la princesa del pueblo; dice barbaridades, pero la gente la entiende.

Termino pidiendo a la buena gente de FiveRooms y Tien21 que, si piensan seguir con esta campaña para Navidad, corrijan esta barbaridad; y si tienen otra en perspectiva que sea una especie de continuación de la actual, que, por favor, no repitan la construcción verbal esta, que da grima cada vez que se oye. Y sí, puede hacer que se hable de vosotros, pero creedme: se habla mal.

2 comentarios:

  1. podría ser peor, podría haberle implementado un televisor :P De todas formas tampoco creo que mucha gente se haya dado cuenta, sinceramente, si hasta tenemos una ministra que dice "cónyugues" y no pasa nada. Será un anuncio adaptado al lenguaje ordinario (en casi todas sus acepciones)

    Yo casi no veo anuncios ya, y lo siento porque ya te he contado como me hipnotizan lo que yo llamo teatrillos (y tú darás un nombre técnico) en los que un par de actores meten en una especie de conversación casual una miniteletienda, pero tengo la impresión de que últimamente todo es cutre: los de dacia, los de carrefour, este ejemplo que pones... Todo tiene aroma de berza cocida, menos los besos que te dejo. Seremos pocos, pero al menos alguno besucón.

    ResponderEliminar
  2. Jajajajajajaaaaaa... lo de la ministra, en pleno discurso emotivo, fue de traca, porque además, como que se equivocó en algo y fue a corregir, y yo pensaba que diría "perdón, cónyuges", pero no, corrigió otra cosa.
    Tienes razón, como sueles, en que los anuncios caen en picado. Tengo que ver si logro recuperar dos anuncios de radio (locales) de Mercaoficina, y los puedo colgar aquí y comentarlos, porque son de traca. Como las cuñas de radio de Ahorramás, que son simplemente abominablemente geniales.
    Los pocos que sois, sois toditos adorables. Y tú, adorable y besucona, ¿qué más puedo pedir?
    Besos pa ti, guapa.

    ResponderEliminar

Usted dirá...