26 jul. 2010

El cuento de la eterna juventud.

Por extraño que parezca, el mundo es cada vez más lelo. No el mundo, sino las personas que lo habitan, en general. Según crece el nivel de alfabetización universalmente y el acceso a la cultura se globaliza y facilita, las personas son día tras día, más borricas.
Hay cientos de miles de ejemplos, pero quiero centrarme en una bobada que, sin explicarme porqué, se ha hecho universal y la aceptamos ya porque sí. Es la cosa de la edad. 
En mi círculo más próximo, tengo familiares que este año -2010- cumplen 10, 20, 30, 40 y 50 años.
Los más jóvenes cumplen sin problemas, pero a partir de los 30 empiezan los dramas.
Me gustaría que alguien me explicara qué es lo que tiene de malo cumplir años. Porqué todo el mundo intenta, patéticamente, "mantenerse joven".
Digo patéticamente, porque es tan absurdo intentar eso como intentar, no sé... que hoy siga siendo ayer, o que los años 80 no terminen nunca, ni siquiera cuando llega el año 1990. ¿Por qué quieren torturarnos así?
Digo patéticamente porque nada hay tan bochornoso para un espectador como el intento desesperado de parecer lo que no se es; un intento que no se corona, porque es imposible, con el éxito. Es como cuando alguien que no tiene gracia (los monologuistas, por poner un ejemplo) intenta ser gracioso. Dan pena, ¿verdad?
Digo patéticamente porque cualquiera que se fije en sí mismo, por tonto que sea, apreciará que la estupidez (que es universal, y lo que nos diferencia entre unos y otros es sólo una cuestión de grado) se cura con el paso del tiempo. Y que hasta al más idiota de los seres que habitan la Tierra, el paso del tiempo le ayuda a ser un poco mejor.
Vista en perspectiva, la juventud tiene cosas buenas, claro, pero casi todas son producto de la ignorancia. El hecho de buscar nuevas sensaciones o de encontrar excitante lo desconocido... es sólo que no sabemos un montón de cosas, por eso es tan guay todo, porque no sabemos nada. 
Sinceramente, pienso que lo único bueno que tiene la juventud es el vigor físico. En distinta medida y con distinto interés, casi todo el mundo procura (o le gustaría) mantenerlo, pero mantenerse fuerte no es mantenerse joven, es mantenerse fuerte. Yo encuentro muy respetable que la gente quiera ser ágil (yo mismo quiero serlo) y estar sano, pero no sé porqué se llama a eso "mantenerse joven".
Otra majadería universal consiste en decir que, en realidad, "lo importante es cómo te sientes por dentro, tu espíritu". Muchos insisten, con gran cabezonería, en decir alegremente que uno "es joven si se siente joven" y, en el colmo de la bobería, algunos hablan de "que nunca muera el niño que llevamos dentro". Se supone que es bueno eso porque así siempre mantendremos la ilusión... como si la ilusión y las ganas de divertirse se te acabaran si te consideras adulto.
Yo soy feliz de ir a cumplir 46 años y estoy deseando llegar a los sesenta y mantener la cabeza desintoxicada de lugares comunes e ideas preconcebidas. No tuve crisis de los cuarenta ni la tendré de los cincuenta. La edad me ha librado de cosas tan nocivas para la inteligencia como la religión y la ideología y me ha dado el placer incomparable de pensar por mí mismo y tener ideas. Es cierto que muchas veces me equivoco, casi tanto como cuando era joven, pero ahora cometo mis propios errores.
Me pregunto cuándo empezamos a ser tan insustanciales como para que se instalara en nuestras cabezas la mema idea de que es mejor ser  fuerte e ignorante, que viejo y sabio. Cuándo nos dejamos atrapar por la tontería de la eterna (e imposible) juventud. Cuándo perdimos el criterio y si lo recuperaremos alguna vez.
Me voy a dar un paseo en bici, a ver si me mantengo joven...

9 comentarios:

  1. Muy correctas tus observaciones, tienes razón. Pero... (casi siempre los hay) a veces uno se siente algo invisible llegada cierta edad.

    Me gustan tus reflexiones.

    Perséfone

    ResponderEliminar
  2. Todo el mundo intentamos mantenernos jóvenes (bueno, casi todo el mundo, dejaré un margen para los bichos raros desinhibidos) porque es lo que se espera de nosotros e, incluso, lo que nosotros esperamos del resto. Porque a expresiones como "aspecto juvenil" les hemos dado un sentido positivo y al escucharla ninguno pensamos en un pazguato con espinillas a punto de reventar sino en algo apetecible. Y porque a partir de cierta edad ya no nos dicen "estás bien" sino "te conservas bien". Yo ya voy entrando en la edad de la conserva, y de verdad que con 25 años estaba mucho mejor físicamente, no me traumatiza pero es así. Y en la mayoría el paso del tiempo es garantía de deterioro, pero no de sabiduría, así que en el fondo casi todo el mundo pierde y pocos ganan algo.

    Pero tienes razón, la juventud impostada es espantosa.

    ResponderEliminar
  3. Perse, claro que hay peros, pero cuando uno toma postura... ataca a la yugular. Hay una enorme zona de sombra entre la luz absoluta y la total oscuridad, pero a mí me gusta provocar un poco. Y mira lo que le contesto a Guiss, porque tiene que ver también con tu pero.

    Yo creo que se trata de un error semántico, Guiss: no intentamos mantenernos jóvenes, sino sanos y con buen aspecto. Normalmente asociamos eso a la juventud, pero no siempre es así. Si recuerdas, hace nos días chateábamos tú y yo y salió a colación AR. Convendrás conmigo en que ahora tiene mejor aspecto aunque, francamente, el argumento se vuelve en mi contra porque ella es el ejemplo viviente de estupidez sobrevenida con la edad. Pero bueno, ya sabes a lo que me refiero. A mí lo que me fastidia es que identifique con joven todo lo bueno... y solo lo superficialmente bueno. Según eso, yo, que estoy de bueno que me rompo, ¿soy joven? No me digas que sí, que me matas.

    ResponderEliminar
  4. Pues eso... nadie ha dicho que asociemos lo joven con lo bueno, simplemente queramos o no hemos perdido la lozanía de la juventud. Y repito, a partir de cierta edad las mujeres empezamos a ser invisibles. Que no será el caso de Guis ni mío, por supuesto. Ni tuyo, que eres un madurito interesante. jajajjaja.

    ResponderEliminar
  5. Bueno... yo creo que lo dice todo el mundo. O sea, no, lo digo yo, pero es algo que está en el ambiente, y eso es innegable. Con eso es con lo que yo discrepo.

    Y me has despistado, vuelvo a no saber quién eres.

    ResponderEliminar
  6. Vaya, pues pensé que ya lo sabrías. No es nada difícil...


    Perséfone

    ResponderEliminar
  7. Totalmente de acuerdo. Salvo que eso de que la edad borra la estupidez, solo es en honrosas excepciones, entre las que os cuento a ti y al resto de sabios lectores de este blog.

    A veces pienso que la estupidez es como el número de bastidor de un coche, ya puedes repintarlo las veces que quieras...

    Un abrazo joven.

    ResponderEliminar
  8. Bueno, a lo mejor decir que con el tiempo se cura la estupidez es demasiado optimista. Hay casos de evidente recaída: ahí tenemos a Joaquín Sabina o a Luis Aragonés, auténticos majaderos cuya estupidez se me antoja inoperable, como algunos tumores malignos.
    Pero es verdad que salvo casos como estos, o el de ARQ, de obtuso empecinamiento en la bobería, generalmente el tiempo nos hace mejores, o al menos... menos malos.
    Me gusta la imagen del bastidor. Cómo se te nota el buga reluciente...

    ResponderEliminar
  9. Bien, supongo que hay cierta expectativa para ver lo que voy a decir yo. Es una responsabilidad que asumo. Ea. Yo entiendo, que lo patético es no darse uno cuenta de que ya no es tan joven, y, por tanto intentar hacerle creer a los demás algo increíble. Los demás solemos pensar que se nos toma por gilipollas y esto es lo realmente molesto, que es una falta de respeto.
    Luchar contra lo inevitable es un bobada. Fíjate, estaba yo pensando esta mañana (puta casualidad) que me parece chungo cuando dicen que fulanito está luchando contra el cáncer. ¿Qué significa, que se deja poner las medicinas?

    ResponderEliminar

Usted dirá...